Se han producido varios instrumentos especializados para obtener datos lingüísticos sobre las construcciones locativas básicas presentes en las lenguas, específicamente para elicitar relaciones topológicas (figura-fondo). La mayoría son instrumentos o estímulos no-verbales, a partir de los cuales se pueden obtener datos no influenciados por las equivalencias (traducción), por lo que consisten en dibujos, fotografías, videos u objetos que se puedan manipular, etc., entre los que sobresalen los denominados BowPed y Ameka elaborados por el Instituto Max Planck de Psicolingüística en colaboración con el personal de otros grupos de MPI, y DELOCA (Guerrero, en prensa). Materiales mediante los que se obtuvieron los datos utilizados para este proyecto, pertenecientes a la base de datos del proyecto PAPIIT IN400919 “Marcación no-canónica y otros aspectos de la estructura argumental en yaqui; adecuaciones descriptivas y tipológicas”.

No obstante, el MPI, ha desarrollado otros cuestionarios como el Cuestionario de posiciones causadas (Hellwig & Lüpke, 2001) y el Cuestionario del proyecto Put (Bowerman et al. 2004).

Serie de fotografías de relaciones topológicas (Bowped; Bowerman y Peterson, 1992)

 

Los estímulos BowPed son material de elicitación diseñado para obtener expresiones de relaciones espaciales. El estímulo consta de una hoja de instrucciones y 73 imágenes (dibujos de una línea) de alta calidad donde de cada imagen se obtienen una o más descripciones que representan lo que los colaboradores creen que se muestra, respondiendo a la pregunta ¿Dónde está [el objeto que apunta la flecha]?, por ejemplo, en la imagen 49 del Bowped (véase Imagen 1) se pregunta ¿Dónde está el árbol? y de ser necesario se debe indicar la relación con el edificio, para obtener la ubicación específica del árbol con respecto a la iglesia:

Serie de fotografías para verbos posicionales (Ameka, Witte y Wilkins, 1999)

El instrumento de Ameka toma en cuenta lo propuesto por el BowPed y busca complementar los resultados, la batería fue diseñada para ayudar a los investigadores a identificar los recursos con los que cuenta una lengua para codificar relaciones topológicas estáticas, delimitar la pragmática de uso de dichos recursos y determinar la semántica de términos espaciales seleccionados (Ameka, Witte y Wilkins,1999:48). Consta de 68 fotografías de objetos en configuraciones especiales con varios elementos del fondo que permiten obtener construcciones específicas, además de que las figuras y fondos tienen formas poco comunes que podrían ser consideradas por las lenguas. Por ejemplo, en la Imagen 2 y 3 se observa un pedazo de tela y una cesta lo que hará que el colaborador busque un verbo específico para establecer la relación entre estos dos elementos.

Imagen 2. Imagen 16 de la Serie de fotografías para verbos posicionales (1999).

Imagen 3. Imagen 24 de la Serie de fotografías para verbos posicionales (1999).

La batería DELOCA está orientada al elemento predicativo dentro de una construcción locativa, de manera que los datos elicitados pueden dar cuenta del paradigma de los predicados que se utilizan para describir la ubicación de la figura con respecto al fondo, establecer paradigmas de uso y distribución de cada elemento predicativo, así como ofrecer información sobre las posibles motivaciones de la selección de un predicado sobre otro.

La originalidad de esta batería es la inclusión de entidades con características propias que habían sido poco registradas en los otros instrumentos, ya que además de entidades animadas, que pueden cambiar de postura como (personas, gatos o perros) o que suelan mantenerse en una posición canónica (conejos, tortugas, grillos), se incluyen entidades inanimadas que se refieren a objetos concretos, individualizados y contables (como huevo, cuchillo, libro, vara, bicicleta, silla) y otras que refieren a objetos menos concretos, no individualizados ni contables (como la sal, el agua, café, carne, plumas, nubes, flores, plantas, cementerio, pueblo, basura, arena, fuego). Deloca tiene la intención de elicitar situaciones locativas menos prototípicas dados sus rasgos inherentes (geométricos, delimitación, estructura interna), en aquellas lenguas que tienen más de un predicado locativo y determinar si las entidades menos concretas se asocian a los mismos verbos locativos que los objetos más concretos (y a cuáles), o si eligen verbos copulativos u otro tipo de construcción.